El edentulismo es la pérdida de un diente definitivo, por lo que ya es irrecuperable. Aunque lo habitual es que afecte a personas de edad avanzada, este proceso también puede ocurrir en cualquier momento de la etapa adulta.

La consecuencia más grave de la pérdida de una pieza dental son los problemas asociados a la masticación, pero también tiene su incidencia en el apartado estética. En caso de que ocurra esta situación, y para evitar nuevos casos, lo mejor es ponerse en manos de un dentista, un profesional que aconseje qué medidas tomar.

¿Cuáles son las causas del edentulismo?

La pérdida de piezas dentales definitivas, que justo eso es el edentulismo, pueden ser varias y que actúen de manera conjunta. Las caries pronunciadas y las enfermedades periodontales, por ejemplo, pero también el tabaquismo, una dieta poco saludable y la ausencia de higiene bucodental. Otras posibles causas son los traumatismos y las facturas.

La cuestión genética también se asocia al edentulismo, pero en este caso lo más frecuente es que no ocurra una pérdida de una pieza dental, sino que esta no se forme tras la caída del diente de leche, quedando igualmente un hueco por cubrir.

Los problemas que ocasiona el edentulismo

A nivel estético, la persona que es víctima de edentulismo puede reducir su nivel de autoestima y tener problemas de masticación y en el habla. Por otra parte, si no se trata a tiempo, el hueco que queda por el diente caído puede favorecer que las piezas dentales circundantes se desplacen hacia el hueco libre.

Esto acaba provocando una proliferación de bacterias, y con ellas aparecen las caries y las enfermedades periodontales. En los casos más graves de edentulismo, con varias piezas caídas, el maxilar superior se puede acabar reabsorbiendo, lo que se conoce como síndrome de Kelly. Los odontólogos hablan de edentulismo parcial y total, siendo el total la caída de todas las piezas dentales de una arcada.

La mejor forma de resolver problemas de edentulismo es acudir al dentista y recurrir a prótesis fijas o removibles, pero es importante también trabajar la prevención de esta situación, con una buena higiene bucodental.