Las causas que pueden estar detrás de la pérdida de un diente son variadas, aunque la más frecuentes es la caries y, en el caso de personas mayores, la periodontitis. Un traumatismo también puede provocar fisuras y fracturas, aunque es menos habitual que los anteriores.

Sea como sea, y considerando el papel estético que juegan los dientes en una boca sana, la pérdida de una o varias piezas pueden dar lugar a un implante dental unitario en tu clínica de confianza. Te surgirán preguntas, claro, que tratamos de responder a continuación.

¿Puede cualquiera realizarse un implante?

Nos apartamos del lenguaje técnico para hacernos entender: un implante es algo similar a un tornillo que se instala en el hueso de la mandíbula, y sobre él se coloca una pieza de sustitución artificial.

Cualquier persona puede ponerse un implante si ha finalizado su etapa de crecimiento y no tiene problemas de salud, o la enfermedad que padece está controlada. En todo caso, será un especialista el que realice un estudio y te asesore con total transparencia y honestidad. Debe fijarse, entre otros parámetros, en que haya masa ósea suficiente, en que la encía esté sana y en la presión de la mordida.

¿Y si no me puedo colocar un implante?

Tranquilo/a, hay otras soluciones. Si no puedes colocarte el implante se te pondrá una prótesis que se apoya en las piezas laterales, lo que conlleva moldearlas para garantizar que va a aguantar. Es lo que se conoce como puente.

Así se coloca un implante

De la intervención se ocupará un especialista, así que de lo que te tienes que preocupar es de solicitar presupuestos e informarte bien para asegurarte de que la clínica tiene piezas de calidad. El precio debe incluir el proceso completo de colocación.

Hablamos de un implante dental unitario, una intervención sencilla que no tiene que durar más de media hora. Necesita anestesia local, y el odóntologo comenzará trabajando la masa ósea para regenerarla, así como los tejidos. Después se colocará el implante, pero ten en cuenta que será una vez se curen los tejidos blandos cuando se coloque la corona definitiva. Mientras tanto, y durante unos tres a seis meses, llevarás una de sustitución.

El implante dental unitario es un proceso habitual en cualquier clínica dental, pero procura que sea de confianza. El equipo de Corzo está a tu disposición.