Invisalign es un tratamiento novedoso de ortodoncia que evita tener que llevar los brackets, que resultan muy antiestéticos, a pesar de su comprobada eficacia. Esta técnica es un método de ortodoncia invisibles que ofrece más libertad al paciente y más seguridad en sí mismo.

¿Qué es la técnica Invisalign?

La ortodoncia invisible Invisalign consiste en colocar dos alineadores transparentes, removibles y que resultan totalmente imperceptibles, dando la sensación de que el paciente no lleva nada en su boca. El efecto que consiguen estas férulas es corregir la postura de las piezas dentales y la oclusión.

Los alineadores están adaptados a cada paciente, a su dentadura, y se sustituyen cada dos semanas, para conseguir un mejor efecto. A medida que va evolucionando la alineación de los dientes hay que cambiar las férulas.

La ortodoncia invisibles, a diferencia de los tradicionales brackets, se pueden retirar momentáneamente, pero solo durante un par de horas en todo el día. Este tiempo es más que suficiente para comer y llevar a cabo una higiene bucodental correcta.

De este modo, cuanto más tiempo se usen los alineadores, al menos 22 horas, más potente será su efecto. La ortodoncia invisible, como requiere que las férulas sean renovadas cada dos semanas, implica también un proceso previo de estudio y visitas al especialista.

¿Cuáles son las ventajas de Invisalign?

El tratamiento resulta tan efectivo como los brackets, siempre que el paciente atienda a las indicaciones de los profesionales, y le permite ganar en autoestima y confianza, pues puede seguir sonriendo y mostrando sus dientes.

Por otra parte, la ortodoncia invisible es mucho más cómoda a la hora de comer. Los alineadores se retiran durante este momento, y también cuando haya que proceder a la higiene bucodental.

Invisalign no es nada dolorosa y su tiempo de uso oscila entre los tres meses y los dos años, según el grado de evolución en el alineamiento de las piezas dentales.