El curetaje dental por cuadrantes se practica en los casos de enfermedades periodentales, como son la gingivitis y la piorrea. Si llevas una higiene dental deficiente, en la que no te cepillas las veces suficientes o lo haces mal, se quedarán restos de comida entre los dientes y se acumulará placa bacteriana, pudiendo causar daños de diversa índole. Tan pronto como se sospeche el problema, hay que ponerse en manos del especialista.

Curetaje dental por cuadrantes

Se trata de una técnica odontológica que se realiza cuando el sarro se ha extendido hasta el interior de las encías, es decir, la parte subgingival. Al realizar el curetaje dental, también llamado raspado radicular, se limpian en profundidad los tejidos que rodean al diente.

De esta forma, se actúa sobre las bolsas periodentales creadas por la acumulación de sarro y bacterias, lo que causa la periodontitis. No es un tratamiento doloroso porque al paciente se le administra anestesia local, y dependiendo de su estado se pueden dividir la actuaciones en varias sesiones. Eso se determinará en una primera que servirá de diagnóstico.

El curetaje dental lo puede realizar un dentista general con la suficiente experiencia en este tipo de técnicas, y procederá realizando una división de la boca por cuadrantes, cada uno de ellos correspondiente a una zona de la boca: superior derecho, superior izquierdo, inferior derecho e inferior izquierdo. Resultará más cómodo para el paciente y más efectivo de cara al resultado final.

Curetaje vs limpieza bucal

La limpieza bucal es un tratamiento profiláctico que elimina restos de sarro y bacterias, así que ayuda a prevenir las enfermedades periodentales y a mantener la higiene de la boca. De hecho, es especialmente recomendable para pacientes que hayan pacedido gingivitis.

La principal diferencia respecto al curetaje dental es que la limpieza no llega a la zona subgingival, por lo que tampoco necesita anestesia local. Se recomienda someterse a ella al menos una vez al año.

Si realizas visitas regulares a la clínica dental, el profesional que te trate sabrá detectar cualquier problema, y dado que es mejor hacerlo cuando aún esté en una fase incipiente, te recomendamos no dejar de ir al dentista.