Oirás y leerás consejos de todo tipo para eliminar las caries, y algunos de ellos con poco rigor: que si buches de agua y sal, que si ajo, que si remedios con salvia y menta… Nada. Lo que puedes hacer es tomar una actitud preventiva basada en una buena higiene dental, incluyendo el uso del hilo. Pero si la caries ya ha aparecido, quien te puede dar una solución es el dentista.

Ya sabemos que las caries están causadas por la formación de la placa bacteriana que acaba atacando a los tejidos del diente, a los que destruyen. Pueden provocar molestias y sensibilidades, además de cambios en el color del esmalte, mal aliento, infecciones o roturas, en el peor de los casos. Veamos que se puede hacer para tratarlas.

Así se eliminan las caries

Todos estamos expuestos a sufrir una, y de hecho es común tenerlas en alguna ocasión a lo largo de la vida. Según lo avanzada que se encuentre, el odontólogo propondrá un tratamiento u otro.

Flúor para caries leves

Es posible que el dentista observe la presencia de caries cuando realices una de tus visitas regulares al dentista, algo que es recomendable hacer. Puede que apenas te haya molestado, pero es necesario actuar para prevenir su avance. Probablemente prescriba un tratamiento con flúor.

Las fundas y empastes, una solución intermedia

Si la caries ha pasado de ser leve requerirá una actuación más específica, como el empaste. Es un proceso de restauración en el que se usan materiales como la resina y la porcelana, intentando imitar al máximo la forma y el color. Se cuida así el plano estético.

En cuanto a las fundas, es el nombre que habitualmente se le da a las coronas artificiales creadas para sustituir a la parte superior del diente, y que recibe la misma denominación. El paso previo a su colocación es la limpieza de tejidos infectados, pues se trata de prevenir un nuevo brote. 

La endodoncia como última salvación

Se practica cuando la carie ha alcanzado el interior del diente, y requiere la aplicación de anestesia local. El profesional retira todo el tejido dañado y lo sustituye por un material especial, de forma que el diente se salva aun perdiendo la sensibilidad.

Para eliminar las caries que han alcanzado la categoría de grave, de forma que ninguna de las opciones anteriores tiene cabida, no habrá otra que extraer la pieza. Eso sí, se puede sustituir por un implante.